Buscar este blog

La revolución científica

Texto de Abelardo Giraldo López

Hay grandes ideales sin descubrir, adelantos disponibles que pueden remover las capas protectoras de la verdad”.  Neil Armstrong.

“Para mí nunca ha existido una mayor fuente terrestre de honor y distinción, que la relacionada con los avances de la ciencia”.  Isaac Newton.

Hemos hablado mucho de las revoluciones, la revolución francesa de 1789, la revolución bolchevique, noviembre de 1917, las guerras de independencia de Estados Unidos, Ucrania, países de Latinoamérica, etc., pero jamás nos hemos ocupado de un tema tan importante como, “la revolución científica”.

Darwin, nunca admitió que su teoría sobre la biología, resolviera de una vez por todas el enigma de la vida, después de siglos de investigación científica, los biólogos no encuentran una explicación sobre la manera en que el cerebro produce la conciencia, los físicos admiten no saber que causó el Big-Bang  o cómo reconciliar la mecánica cuántica con la teoría de la relatividad.

Si nos remontamos a la antigüedad, antes del siglo XVI, ningún humano había circunnavegado la tierra, pero esto cambió en el año 1522, cuando la expedición de Magallanes regresó a España, después de un viaje de 72.000 kilómetros, el cual realizó en tres años y les costó la vida a casi todos los miembros de la expedición.

En 1873, Julio Verne, pudo imaginar que Phileas Fogg, un rico aventurero inglés, podría dar la vuelta al mundo en 80 días y hoy cualquier persona con ingresos de clase media, si se lo propone, usando la navegación aérea espacial, puede darle la vuelta a la tierra de forma segura y fácil en solo 48 horas.

Por el año 1500, los humanos habitaban solamente la superficie de la tierra, podían construir torres, escalar montañas como las del Tíbet o el Éverest, pero el cielo estaba reservado solamente para las aves, los ángeles y las deidades, luego el 20 de julio de 1969, los humanos llegaron a la luna y esto no fue solamente un acontecimiento histórico, fue una hazaña evolutiva espectacular, incluso cósmica.

Durante los 4.000.000 de años de evolución previa, ningún organismo consiguió siquiera ascender hasta la atmósfera de la tierra.

Durante la mayor parte de la historia, los humanos no supieron nada del 99.99% de los organismos más pequeños del planeta, “los microorganismos”.

Cada uno de nosotros porta en su interior millones de organismos unicelulares, los cuales son nuestros mejores amigos y nuestros más mortíferos enemigos, algunos digieren nuestra comida y limpian nuestro tubo digestivo y los otros, si nos descuidamos, nos pueden ocasionar enfermedades, epidemias o incluso la muerte.

Pero no fue hasta el año de 1674, que un ojo humano vio por primera vez, un microorganismo, fue en ese entonces, cuando Anton Van Leeuwenhock, observó a través de un microscopio casero, que el mismo había fabricado y se sorprendió al ver; “ese mundo de seres minúsculos que se movían dentro de una gota de agua”. Durante los 400 años siguientes, hemos conocido un número enorme de especies microscópicas que hoy se han puesto al servicio de la medicina y la industria.

Hoy en día, modificamos bacterias para que produzcan medicamentos, fabriquen biocombustibles y acaben con los parásitos. Ahora, todos estos microorganismos están siendo tratados científicamente con la nanotecnología.

Pero el momento único, más notable y definitivo de los últimos 500 años, ocurrió a las 5.30 de la mañana del 16 de julio de 1945, cuando hombres de ciencia   estadounidenses, bajo la dirección del científico nuclear Robert Oppenheimer, detonaron la primera bomba atómica en Álamo Gordo, New México. “A partir de aquel momento, la humanidad tuvo, no solo, la capacidad de cambiar el rumbo de la historia, sino de ponerle fin”.

Al ver esta explosión, el físico nuclear citó, el Bhagavad Gita, “Ahora me he convertido en la muerte, la destructora del mundo”.

Ese proceso histórico que nos lleva a Álamo Gordo y a la Luna, es lo que podríamos definir como el gran inicio de la revolución científica.

Se trata de una revolución, porque hasta hace 1500 años D.C, los humanos dudaban de su capacidad para obtener poderes médicos, militares y económicos.

Los gobernantes premodernos daban dinero solamente a sacerdotes, filósofos y poetas, para mantener la esperanza de que legitimaran su gobierno y mantuvieran el orden social.

Pero llegó el momento en que aparecieron gobiernos mecenas, los cuales empezaron a invertir en ciencia, tecnología e investigación, sin ellos no hubiésemos podido, pisar la luna, modificar microorganismos o dividir el átomo.

Los gobiernos de Estados Unidos, la Unión Europea, China y Rusia, han destinado en las últimas décadas, miles de millones de dólares al estudio de la física nuclear y es gracias a estas investigaciones, que han hecho posible la construcción de plantas para  proporcionar energía barata a los pueblos y a las industrias que pagan impuestos.

Se conformaron alianzas entre ciencia, gobiernos y economía.

Debemos tener en cuenta que una teoría científica no la podemos considerar tampoco como una verdad final o absoluta, este método lo emplearon los nazis, cuando afirmaban que sus políticas raciales eran el resultado de hechos biológicos, con esta arbitraria lógica, generaron el famoso nacionalismo racial, peste letal, que propagaron como el virus, por el mundo, durante los siglos XIX y XX, causando guerras, opresión, muerte y genocidios.

En Estados Unidos una secta supremacista blanca, Ku Klus Klan, perpetró muchos de tales asesinatos, con el tiempo ese racismo se fue acrecentando y degeneró en vulgares estándares de belleza, destacando los atributos físicos de la raza blanca, (piel clara, pelo suave y liso, más una pequeña nariz respingona) identificándose como hermosos, mientras que los rasgos típicamente negros, (piel oscura, pelo negro y tupido, nariz achatada), los consideraban feos e inferiores. Todas estas ficciones de la imaginación, crueles y despiadadas, generadas además, por la dinámica racial norteamericana, no son más que el resultado de la más crasa ignorancia y van en contra de la evolución fenomenológica, biológica y científica del homo sapiens.

Abelardo Giraldo.

09/29/2021.

 


Siga Leyendo »

Autoritarismo VS Democracia

Texto de Abelardo Giraldo López

En Colombia, los pequeños propietarios pasan hambre, ahogados entre los grandes latifundios y al no poder aguantar su competencia, contraen deudas para comprar insumos.

Con intereses de usura sobre los préstamos y basta con que caiga una helada, una granizada o una prolongada sequía, para que el pobre campesino no pueda pagar su deuda. Viene el embargo y entonces la tierra empieza a correr el riesgo de ser embargada y pasar a manos de su acreedor.

Son tiempos duros, no hay organizaciones que protejan a los débiles, no existe solidaridad entre los pobres, cada uno va por lo suyo y bastante tienen con eso.

El gobierno no es más que un cuadro de élites que dirigen la burocracia, los medios de comunicación son privados, los tribunales entienden muy bien su papel que consiste en defender a sus líderes políticos, por más deshonestos que sean, por más extendida que sea su corrupción y por más desastroso que sea su impacto en las instituciones y en la gente común y corriente.

A cambio, serán recompensados o promocionados Los más estrechos colaboradores del líder del partido, pueden llegar a hacerse muy ricos y obtener lucrativos contratos o puestos, en los consejos de administración de las empresas públicas, sin tener que competir por ellos. Es relativamente común, que las élites lo hagan, debido a la codicia cínica. Se ha comprobado históricamente que todo cínico es codicioso, una vez que han cubierto las más elementales necesidades, gastan el dinero que se han robado de las arcas del estado, construyendo grandes edificios, mega negocios, financian campañas electorales, ayudan económicamente a organizaciones terroristas favoritas, invierten en mercado de valores y siguen consiguiendo  todavía más dinero, para depositarlo por último, en paraísos fiscales.

Otros pueden contar con un salario público, además de protección, frente a eventuales acusaciones de corrupción o incompetencia, por muy mal que lo hagan, no perderán su trabajo.

Se trata de un estado al que han querido volver unipartidista y antiliberal, contratan incondicionales y despiden a profesionales con experiencia en la gestión de grandes empresas, los cuales son reemplazados por miembros del partido, junto a amigos y parientes.

Esto se podría llamar de muchas maneras, nepotismo, clientelismo estatal o corrupción.

Los ideólogos de derecha, nos tienen cansados con esas sombrías advertencias sobre la influencia del comunismo.

El anticomunismo pregonado por las ultraderechas, no son más que una forma normal de encubrir su hipocresía.

La presencia de intelectuales insatisfechos y descontentos, personas que sienten que las reglas no son justas y que las personas que ejercen influencia no son quienes deberían ejercerla, se ha convertido en un fenómeno, que se está registrando profundamente en la conciencia de los colombianos.

Por un lado, el desastre económico, la hambruna silenciada, encubierta y, por otro, los ataques al estado de derecho, al convertir las instituciones en entidades unipartidistas que siguen los dictámenes del partido de gobierno y una televisión privada que emite propaganda sesgada, embadurnada con descaradas mentiras y perniciosas noticias falsas.

Hay que reconocer con nostalgia, que en Colombia hubo un tiempo en que la vida era más placentera y más sencilla, pero también, era más peligrosa o quizás más injusta.

El daño, que los últimos gobiernos han infligido a nuestra sociedad actual por su falta de sensatez sigue siendo enorme y tan corrosivo, como el azote de las drogas, vemos decadencia por todas partes, en la política, en la salvaje oleada de crímenes y el concepto de mérito ha desaparecido de la vida pública.

Colombia, la han convertido en una republiqueta bananera, cuyas instituciones empiezan a desmoronarse y a carecer de valor.

Con gobiernos mediocres, nuestra forma de vida se deteriora, están llevando nuestro país a ser una nación muerta o moribunda, no es más que una nostalgia clásica, en la que está despertando, una tremenda efusión de desesperación cultural y social.

La antigua Colombia, por la que lucharon nuestros padres y abuelos, ha venido desapareciendo, la finca o la granja familiar, que mantenía la producción diversificada a pequeña escala, se encuentra hoy al borde de la extinción, porque las parcelas de los campesinos, están siendo absorbidas por insaciables terratenientes, que con sus ejércitos privados o paramilitares, les están arrebatando las tierras y los han ido desplazando, como en las más cruel de las épocas, cuando imperaba el feudalismo, durante los siglos V y VII de la Europa medieval.

Pero volveremos a tener grandeza, porque estamos pasando por momentos de gran fervor y conciencia nacional, como dijeran algunos pensadores europeos, “Se trata es de una gran nostalgia restauradora”.

Tenemos una última oportunidad de salvar el país y serán las próximas elecciones, pero se necesitaría urgentemente una veeduría internacional, porque los rapaces clanes políticos, están preparadísimos para cambiar los resultados electorales.

Al pueblo colombiano, se le está presentando una oportunidad única, para demostrar, que es posible una ruptura radical con el neoliberalismo y con las instituciones que lo apoyan.

Lo ideal sería para cada uno de nosotros, ser, “conservadores en cultura, liberales en economía y atlantistas en política exterior”, como lo expresara el escritor húngaro que le escribía los discursos a Margaret Thatcher, el Señor Jhon O’ Sullivan.

Se hace necesario, acabar con esos partidos cerrados y corruptos que hacen del unipartidismo, un mundo en que los amigos, la familia y los primos del gobernante, sean cada vez mas ricos, se ascienda o degrade a la gente, según la lealtad a su partido y que todos los demás, sean excluidos.

El grado de desigualdad y el nivel de vida, el dolor económico, la desbordada pobreza, han producido en nuestro país, que la gente se vea forzada a salir en protesta a la calle, persuadidos de la necesidad de asumir riesgos.

Los noticieros publican noticias locales de las más corrientes, pero el caso es que mezclan información normal con artículos y titulares extremadamente tendenciosos que luego difunden de manera sistemática para atacar la oposición.

Este sistema es exactamente el mismo que se emplea en Italia y Brasil durante los meses previos a la celebración de elecciones.

Una oradora, líder social en Francia de nombre Marión Marechal, pronunciando un discurso dividió el mundo en “nosotros” y “ellos” generando grandísimos aplausos, expresaba: “Nosotros intentamos conectar el pasado al futuro, la nación al mundo, la familia a la sociedad”. “Nosotros representamos el realismo, mientras que nuestros adversarios representan la ideología, nosotros encarnamos la memoria, mientras nuestros enemigos políticos, representan la amnesia”.

La naturaleza humana es imperfecta, por eso se requieren medidas especiales, para evitar que la democracia degenere en tiranía.

Ronald Reagan antes de su muerte también expresó algo importante, en torno a la constitución de los Estados Unidos, “Mientras recordemos nuestros principios constitucionales y creamos en nosotros mismos, el futuro siempre será nuestro”.

Para destruir una sociedad, primero hay que deslegitimar las instituciones fundamentales que es lo que están haciendo los gobiernos autoritarios de actualidad.

Los radicales de derecha son poseedores de una gran intolerancia intelectual y de un pensamiento grupal prepotente. No hay que olvidar el auge populista de Trump, cuando cambió el viejo estilo del dicho, “eso puede pasar aquí” por “Algo terrible y acuciante está pasando ahora y hay que pararlo”.

A nuestro país Colombia, lo han convertido en un país oscuro y de pesadilla, donde el idealismo ha muerto, donde la violencia es inminente, donde los políticos democráticamente elegidos no son mejores que los dictadores y asesinos en masa, de otros países, donde la élite se regodea con la decadencia, el caos y la muerte., donde hemos perdido la fe en los gobernantes, donde se persigue más a las víctimas que a los agresores y donde se han perdido los más antiguos valores de nuestra sociedad.

Los regímenes políticos vienen y van, pero los malos hábitos permanecen”. No hay ninguna victoria política permanente, nada garantiza la perdurabilidad, ninguna élite de ningún tipo, llámense populistas, liberales o autócratas, gobiernan para siempre. Si analizamos la historia del antiguo Egipto, los faraones fueron intercambiables, si los analizamos de cerca, veremos que hubo períodos culturalmente luminosos y épocas de despótica oscuridad.

En Europa, muchos países cansados del incumplimiento por parte de gobiernos de derecha e izquierda, se están adaptando a una corriente llamada “qualumpismo” que traducida al español la definiría como “cualquierismo”, que considera que todos los políticos sean de la corriente que sean, son unos granujas y ese escepticismo antipolítico, lo podríamos bautizar en Colombia como indiferentismo. Pero, no desearía qué a nosotros, nos pasara igual, que pudiéramos ver la luz al final del túnel, que todo cambiara exitosamente y lográramos ver un nuevo amanecer.

La precariedad del momento actual nos parece aterradora, sin embargo, esa incertidumbre siempre ha estado ahí.

El liberalismo de Jhon Stuart Mill y Thomas Jefferson, nunca prometieron nada permanente. Los mecanismos de separación de poderes de las democracias constitucionales occidentales, nunca han garantizado estabilidad.

Lo único que nos queda al transitar por los caminos de la oscuridad, es oponer resistencia siempre.

Abelardo Giraldo.

09/17/2021

Siga Leyendo »

Afganistán y los talibanes

Texto de Abelardo Giraldo

Todo empezó en 1985, cuando Estados Unidos, Pakistán y Arabia Saudita, hicieron retroceder al Ejército Rojo de su territorio.

Después vino consolidándose el islamismo talibán, llegando a gobernar el país entre 1996 y 2001.

El gobierno talibán empezó a organizarse en el año de 1996, al sur del país en la ciudad de Kandahar y su propósito inicial, era liberar al país, del caos y la corrupción imperantes durante los años de la ocupación soviética. Luego comenzaron a imponer la ley Sharia, apoyados en un principio por la población afgana y, en todas las zonas que llegaron a controlar, instauraron un estricto régimen islámico, estableciendo que los varones deberían utilizar barbas largas y a las mujeres se les imponía un sinnúmero de prohibiciones.

Comenzaron aplicando inhumanos castigos como amputaciones y ejecuciones públicas, que fueron siendo rechazados por países como Irán y la comunidad internacional, por ser considerados como graves violaciones a los derechos humanos. Además, utilizaban azotamientos y apedreamientos públicos, por las faltas cometidas y las principales víctimas eran las mujeres,  a las que se les prohibía salir a solas a la calle y requerían ser acompañadas por algún pariente del sexo masculino.

Cuando ellos empezaron a gobernar en Afganistán, instalaron un aparato tremendamente represivo, que obligó a las mujeres a cubrirse por completo y a esconderse del mundo mientras eran violentadas.

Durante el transcurso de estos 20 años, ellas, bajo la sombra de los Estados Unidos, tuvieron la oportunidad de conocer los beneficios que les otorga la libertad, trabajar, poder votar y ser elegidas, ayudando a levantar una nación, situación que fue posible hasta el domingo  pasado,  agosto  15 del 2021.

Esas milicias han vuelto a tomar el control y las mujeres temen venganza por haber vivido con autonomía durante las últimas dos décadas, lo cierto es, que a las mujeres y a las niñas les llega una nueva era de sometimiento.

Según la comisión independiente de derechos humanos, aproximadamente 3000 afganos intentan quitarse la vida cada año y el 80% son mujeres, debido a que son las más afectadas por la violencia física y psicológica.

Muchas de ellas lloran al saber que son esclavas, que sus vidas podrían llegar a valer tan poco, como el valor de un pasaje en taxi, se consideran como si su identidad pudiera ser borrada para siempre.

En estos momentos la OTAN, está explorando como enfrentar el problema y organizaciones internacionales de los derechos de la mujer como, “Women For Women International” están recolectando donaciones para ayudar a muchas de ellas, a escapar.

Al gobierno lo acaban de bautizar como, Emirato Islámico de Afganistán y sigue con el reconocimiento de Pakistán, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos.

Los talibanes son de la etnia Pash Tún, religiosamente sunitas y en 1999 fueron acusados de dirigir una campaña antichiíta, en la ciudad de Herat, lo que les ocasionó serios enfrentamientos con Irán.

Ese mismo año, el presidente Bill Clinton, firmó una orden para imponer sanciones económicas y comerciales contra el régimen talibán, por su apoyo y protección a la red terrorista de Al´Qeda.

El 11 de septiembre de 2001, se producen los atentados contra las torres gemelas en New York y contra el Pentágono, pero luego de llegar a la conclusión, de que el origen intelectual de los atentados era la organización de Al´Qeda y que el líder de esa organización Osama Bin Laden, se encontraba bajo la protección del régimen talibán, Estados Unidos, decide invadir el país y  con la cooperación de las fuerzas de la Alianza del Norte, entran en Kabul y derriban el gobierno de los Talibán.

Oscar Palma, PHD, en relaciones internacionales, afirma que hasta el momento los talibanes están manejando un discurso moderado, pero se teme que ese país siga siendo un santuario de Al´Qeda y el terrorismo internacional, porque al parecer, esos contactos aún continúan, según afirman algunos países vecinos.

Es extremadamente preocupante, una carta enviada a la comunidad internacional por la directora de cine afgano y propietaria de Afgan Films. Sahraa Karimi, quien afirma que cuando empezaron las conversaciones con los talibanes, durante el gobierno de Donald Trump, en las provincias, estos ,comenzaron a matar gente, a secuestrar niños, a vender niñas como novias a sus hombres, torturaron y asesinaron a comediantes, poetas, historiadores, al jefe de cultura y medios de comunicación del gobierno, colgaron algunos hombres públicamente y han desplazado a cientos de miles de familias, agregando que han  brutalizado al pueblo durante todo el proceso de conversaciones. Han destruido muchas escuelas y dos millones de niñas se han visto obligadas a abandonarlas de nuevo.

El escritor afgano-estadounidense, Khaled Hosseini, afirmó que, ante tantos excesos y restricciones draconianas de los talibanes, los Estados Unidos y la comunidad internacional, deben presionar a estos, para que no apliquen la violencia punitiva contra los ciudadanos afganos y que se respeten los derechos humanos, en particular de las mujeres y las niñas.

También le pidió a los Estados Unidos, que acepte a los refugiados afganos como hizo al final de la guerra de Vietnam con los ciudadanos de esa nación.

Se dice que, en Afganistán, la gente empezó a cambiar sus hábitos, anticipando una vuelta al mismo tipo de régimen fundamentalista que conocieron del gobierno talibán durante los años 1996 a 2001, “el miedo está ahí”, a los ladrones se les cortaban las manos, los asesinos se les mataba en público y se ejecutaba a los homosexuales. Las mujeres tenían prohibido trabajar y las que eran acusadas de adulterio, eran azotadas y apedreadas hasta la muerte, Las niñas no podían ir a la escuela. Existía un Ministerio de promoción de la virtud, que hacía reinar el terror.

Aunque un portavoz de los talibanes de nombre Suhail Shareen, el pasado Lunes  a través de una emisora local de Kabul, transmitió, que las mujeres no deben temer y que su derecho a la educación les será protegido, además anunció una amnistía general para todos los funcionarios estatales, pidiéndoles  que volvieran a sus lugares de trabajo con confianza.

El comportamiento de los talibanes en las calles es imprevisto, algunos son amables y no dan ningún problema, pero otros te gritan y te empujan sin motivo o razón, dijo un hombre que intentaba llegar a su lugar de trabajo y le tocó pasar por un retén de control talibán.

Esperamos, que, ante la presión internacional, el comportamiento del gobierno que se inicia, cambie, modere o mejore las formas de dirigir a su pueblo.

Abelardo Giraldo.

08/17/2021

Siga Leyendo »